“Dado que a los niños más pequeños se les asignaron menos tareas de aprendizaje en línea que a los mayores, es poco probable que la miopía que progresa con rapidez en los niños más pequeños haya sido causada por un tiempo de pantalla más intenso o una tarea que requiere de visión cercana”, como leer, escribir a máquina, hacer la tarea o jugar videojuegos, escribió el equipo de investigación en JAMA Ophthalmology. La explicación más probable es la falta de exposición a la luz del exterior.

Como sugieren los redactores del Centro Médico de la Universidad Erasmus de los Países Bajos, “los niños pequeños pueden ser más sensibles a los desencadenantes de la miopía derivados del entorno”. Un estudio oftalmológico anterior realizado entre niños de Sídney también reveló que solo los más jóvenes que se volvieron miopes habían pasado más tiempo en trabajos que requerían ver de cerca en lugar de estar a la luz del día.

Aunque, desde hace tiempo, mucha gente ha creído que el exceso de lectura fomenta la miopía en los niños, la idea real es que el exceso de tiempo que se pasa en los espacios interiores tiene mayores consecuencias y probablemente explica mejor cualquier asociación posible que exista entre el trabajo que requiere ver de cerca o el tiempo de pantalla y la miopía.

Neil M. Bressler, oftalmólogo afiliado a las Instituciones Médicas Johns Hopkins, afirma que la elevada intensidad de la luz exterior influye de manera importante en la forma del ojo, lo que a su vez afecta a la posibilidad de ver las imágenes con claridad.

Para enfocar, los rayos de luz de una imagen tienen que converger en la retina. En los ojos miopes, la convergencia se generate delante de la retina y se necesita un lente corrector para redirigir los rayos entrantes de modo que los objetos lejanos estén enfocados.

La mayoría de los niños nacen ligeramente hipermétropes. Sus ojos tienen forma de balón parcialmente desinflado, lo que hace que las imágenes converjan detrás de la retina pero, a medida que crecen, sus ojos se alargan hasta formar una esfera, lo que permite que las imágenes converjan de manera directa en la retina. Sin embargo, si el alargamiento no se detiene en algún momento, los ojos se vuelven más ovalados y las imágenes convergen entonces por delante de la retina, lo que constituye la definición de miopía. La luz exterior estimula la liberación de dopamina, que puede frenar el alargamiento del ojo, según Bressler.

Aunque el aumento de la miopía está sucediendo en todo el mundo, la epidemia causa estragos en el este y el sureste de Asia, donde entre el 80 y el 90 por ciento de los alumnos de secundaria ya son miopes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X